Análisis / 26 de junio de 2023 / Tiempo de lectura: 3 min.

Retomar el propósito de los PDET: conectar desarrollo y legitimidad

Seis años después de que se pusiera en marcha la implementación de los PDET, el gobierno del presidente Petro quiere imprimirles su propio sello. Conozca las tareas claves para lo que resta del 2023 y el 2024 y recomendaciones sobre cómo cumplirlas.

  • Autore/as
  • Paulo Tovar S.
    Paulo Tovar S. Coordinador de participación y diálogo
  • Oriana Alonso V.
    Oriana Alonso V. Investigadora
  • Carolina Sánchez Q.
    Carolina Sánchez Q. Investigadora junior

Los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), definidos en el punto 1 del Acuerdo de Paz con la FARC, llevan más de seis años de implementación en tres gobiernos distintos. Empezaron hacia finales del gobierno Santos y principios del gobierno Duque, con un gran proceso de planeación participativa. Luego tomaron un énfasis técnico, orientado a cumplir los resultados de esa planeación, pero fueron dejando de lado la participación ciudadana. Gustavo Petro recibió un proceso instalado pero desconectado de las comunidades y le quiere dar su propio sello.

Las administraciones locales salientes vincularon casi 12.000 iniciativas PDET en sus Planes de Desarrollo. Esto es un acierto en la medida que conecta los programas y proyectos de alcaldías y gobernaciones a las iniciativas de las comunidades.

En el actual Gobierno los PDET no desaparecen, pero baja su protagonismo en la agenda de paz mientras toman relevancia las negociaciones con los grupos armados. También, regresa la participación directa de las comunidades, reactivando los “grupos motor” que fueron protagonistas en la planeación de los PDET.

Con este enfoque se deberán asumir dos tareas claves entre 2023 y 2024: primero, articular los PDET a las agendas de las autoridades que se elijan en octubre; y segundo, actualizar la planeación de los PDET. De ella resultaron 16 Planes Territoriales para la Transformación Regional (PATR) que, por ley, deben revisarse participativamente cada cinco años.

Tarea 1: Coordinación con las gobernaciones y alcaldías

Con las elecciones de octubre cambiarán las administraciones locales y se tendrán que elaborar nuevos Planes Territoriales de Desarrollo en el primer semestre de 2024. Hay que acompañar a las Secretarías de Planeación y a los Consejos Territoriales de Planeación para que los PDET se articulen a estos planes. Como el Gobierno Nacional está interesado en retomar los espacios participativos, debe coordinar estos espacios con las administraciones locales para que trabajen de manera armónica.  

Tarea 2: Actualización de los PATR

Este ejercicio no debe ser una rendición de cuentas, ni tampoco abrir la puerta a una nueva planeación participativa. Desde la FIP vemos una gran oportunidad: poner en marcha un programa de implementación participativa de proyectos derivados de la planeación PDET y priorizados en conjunto con los actores locales institucionales y sociales. Un ejercicio de este tipo sería un paso adelante para que los PDET aporten a promocionar el desarrollo y construir legitimidad en los territorios históricamente más afectados por el conflicto armado.

Retomar lo estratégico

El Decreto 893 de 2017 que crea los PDET, define a los PATR en sus artículos 4 y 5, así como su revisión y actualización. Sobre esto último no hay mayores detalles; se señala que debe hacerse cada cinco años y ser ampliamente participativa. La FIP espera que el Gobierno Nacional no limite el proceso a una socialización de avances. Tampoco sería conveniente abrir las puertas a otra planeación participativa. Desde nuestra perspectiva, lo más conveniente es que la actualización de los PART sirva para recuperar y afianzar el propósito estratégico de los PDET: poner en marcha, en los territorios más afectados por la violencia, un programa de promoción del desarrollo y construcción de legitimidad.

Este anáilisis contó con la colaborqación de un equipo regional conformado por Idennya Martínez, Leovigildo Vivanco y Maira Vásquez.

 

Etiquetas destacadas